Día 5 de cuarentena



Me fascina ver la cantidad de optimismo que ha inundado las redes sociales en medio de esta crisis: Frases motivacionales, memes chistosísimos, muestras de solidaridad con los necesitados, demostraciones de aprecio a los que trabajan arduamente para que el mundo no se detenga, etc.


Encuentro mucho valor en todo esto porque la actitud mental positiva puede ser un recurso valioso en tiempos difíciles, sobre todo cuando es acompañada con procesos de toma de decisiones y acciones encaminadas a aprovechar las oportunidades que se manifiestan durante la crisis.


El problema es cuando creemos que la solución a todas nuestras dificultades está solamente en “mantener una buena actitud”, “pensar positivo”, “luchar por ser feliz”, y todos esos clichés que hemos escuchado por años.


Ojo, no tengo nada en contra de ello, simplemente en un escenario como el actual, estas posturas son insuficientes para dar soluciones a las personas porque tienen como base una idea que, aunque muy común, es errónea (y hasta enfermiza): la vida gira alrededor de tus emociones.


Debo decir que esto es producto de todo el movimiento moderno de conocerte, aceptarte, sentirte bien contigo mismo, evitar los pensamientos negativos, etc. Así es como hemos creado adictos a sentirse bien, adictos a pretender que se sienten bien, y hasta adictos a victimizarse porque sentirse mal los hace sentirse bien. Creo que desafortunadamente una persona con convicciones como estas es más propensa a sufrir un duro choque de realidad cortesía del Coronavirus y sus implicaciones.


Amigos míos, lo más sensato es aceptar que en todo este proceso experimentaremos todo tipo de emociones, que manifestaremos una gran gama de actitudes, que tendremos momentos buenos y momentos malos, y que todo eso está bien.

No seamos esclavos de un estándar de positivismo enfermizo.


Bendiciones a todos.


MZY.


Postdata: No eres un fracaso cuando no estás feliz ni un éxito cuando sí lo estás. Ninguna emoción te define como persona.

info@miguelzepeda.com

Paz en la pandemia

Miguel Zepeda Yassin- Todos los derechos reservados