Día 7 de cuarentena



A veces vivimos en la misma casa pero nos separan varios mundos de distancia. A veces simplemente parece que no hablamos el mismo idioma, que vemos un mismo suceso de formas diametralmente opuestas, y que para las personas que supuestamente más nos aman somos unos perfectos extraños.


Si la convivencia con las personas con las que estás pasando la cuarentena se siente así de seca y árida, debes considerar un principio sencillo: Las relaciones funcionan como ciclos. Un ciclo te llevó a tener una mala relación con esas personas, y será otro ciclo el que tendrá el potencial de llevarte a una buena relación con esa misma persona.


¿Qué hacer entonces? Primero debes entender que no todo depende de ti, pues para que una relación funcione debe haber reciprocidad. Esto quiere decir que cada persona tiene capacidad de decisión y en esa capacidad se alberga la posibilidad de un NO QUIERO.

¡Pero ojo! Esto te lo digo no para que te rindas, sino todo lo contrario, para que seas tú el primero en decir SÍ QUIERO: Sí quiero convivir en paz, sí quiero que nos llevemos bien, sí quiero que hablemos el mismo idioma, etc. Dado que ya quedó claro que no puedes hacer todo el trabajo para que la relación funcione, tienes que concentrarte en hacer tu parte.

¿Por dónde empezar si la situación es complicada? Mi recomendación es que empieces por crear mecanismos para comunicar gratitud a esas personas.


Cada vez que hagan algo que te favorezca, por sencillo que sea, asegúrate de comunicar que lo notaste y que estás agradecido: “Gracias por cocinar hoy”, “gracias por bajar el volumen al TV para que yo hiciera esa llamada”, “gracias por recordarme ese dato”, etc. Hazlo en persona, con una carta, un mensaje de whatsapp, señales de humo, ¡Cómo sea!, lo importante es que lo hagas.


Este ejercicio hará que seas más propenso a ver lo que otras personas hacen por ti y por ende valorarlo. Esto podría derivarse en una mayor disposición de los demás a interactuar de forma agradable contigo, porque ¿A quién no le gusta escuchar que está haciendo las cosas bien?


Comunicar gratitud de forma clara, honesta y constante sirve como un perfecto fertilizante para que pronto pueda florecer una mejor relación. Si no sabes por dónde empezar, empieza por gratitud. Siempre hay algo que agradecer.


Bendiciones amigos.


MZY

info@miguelzepeda.com

Paz en la pandemia

Miguel Zepeda Yassin- Todos los derechos reservados